Una explicación

Fuente: propia

Llego a casa y Martina no está. Era muy extraño, porque ella siempre llega antes que yo. Ella a las dos y media y yo sobre las tres y. Me siento en el sofá del salón. El día ha sido duro, no he parado de contestar al maldito teléfono y no resolver ningún asunto. Una pérdida de tiempo total y absoluta.

Necesito dormir un poco, pero antes tengo que ducharme. Me meto en la ducha después de desvestirme. El agua está genial. El verano tiene ese punto de comodidad; el agua sale a la temperatura perfecta; ni muy fría ni muy caliente. Después de la ducha, me pongo el pijama y me preparo algo para comer. Martina sigue sin dar señales de vida. Es muy extraño.

Al terminar de comer, me voy a mi habitación, bajo las persianas, enciendo la luz de mi mesilla de noche y me meto en la cama. Cojo el libro que llevo unos días leyendo, pero no lo encuentro. Me levanto para buscarlo y lo veo encima de la cómoda. Al ir a cogerlo, veo unas gafas que no reconozco, con una montura azul petróleo. Me las pongo y me las quito al instante porque me producen mareo. Muchas dioptrías. Las gafas no son mías ni de Martina.

Mi mujer me debe una explicación.

Si quieres leer más entradas mias entra en mi perfil: @moises-moran.

Fuente